Nacido el cuatro de julio



En 1989, Oliver Stone, por aquel entonces en su mejor época como director, nos brindaría la que sería segunda parte de su trilogía sobre la guerra del Vietnam. Tras el éxito obtenido con Platoon, vencedora en los Oscars de 1986, volvió a repetir con el misma tema de fondo, y obteniendo un segundo Oscar como director así como otro por el montaje.

En esta ocasión, más que en la guerra en sí, se centra en las secuelas que deja la misma, entre los soldados que en ella combaten. Está basada en la autobiografía del veterano de guerra Ron Kovic, y guionizada por éste mismo y por el propio Oliver Stone.

Tom Cruise nos ofrece una de sus mejores interpretaciones, dando vida a Ron Kovic, muy alejado de lo que es hoy en día para la Industria del cine: un generador de ingresos para las taquillas. Curiosamente Tom Cruise, nacido un 3 de Julio, parecía predestinado a interpretar este papel, por el que obtendría una merecidísima nominación al Oscar al mejor actor.

El film comienza con unos títulos de crédito extensos, que nos cuentan con cierta nostalgia la infancia del protagonista, y nos muestra algunas pistas de porque está predestinado a ser marine de los Estados Unidos. En esta primera parte de la película, brillla con grandilocuencia la partitura de John Williams, que luego es aderezada a lo largo del metraje por temas famosos, de los 50, 60 y 70.

Tras la experiencia en Vietnam, veremos a un Ron Kovic en busca de respuestas, en busca de dar un significado a la guerra. 

En mi opinión la película cumple a la perfección con el mensaje que quiere transmitir, quedando claro por otra parte, que siempre hemos sido marionetas del poder, meros peones de los que mandan. Le doy una nota de 7 sobre 10.

 Javier Carrillo


No pierdas tu oportunidad y hazte ahora en Amazon.es con ella




No hay comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios